Riqueza bajo tierra

Los balnearios de Aragon componen el sector turístico que mejor parece “capear” la crisis. El turismo de salud es el que menos ha notado las restricciones en el gasto. De todos los atractivos turísticos que oferta Aragón, el que parece menos afectado por el descenso en el consumo de los particulares es sin duda el turismo de balnearios. Con la mejora en la calidad de vida, el objetivo de mantenerse sanos y con las pautas estéticas del momento, los ciudadanos demandan actividades que conlleven beneficios para su bienestar físico y mental a la vez que les resulten atractivas. Los balnearios se han puesto de moda y ya son, después de la nieve, la segunda actividad turística de Aragón.

La estresante vida en las grandes ciudades, el cansancio del turismo de sol y playa, la consolidación de los movimientos ecologistas, una nueva cultura del ocio, el culto a la imagen y la potenciación de nuevas modas, el retorno a una naturaleza que se creía perdida… todo se confabula para que la recuperación balnearia se haya consolidado. Triunfa la filosofía que pretende recuperar el ideal naturista de tiempos pasados y, eliminando fármacos, lograr la regeneración por otros medios. Se insiste en la búsqueda de la tranquilidad y de la propia personalidad a través del reencuentro con la naturaleza.

De esta forma, volviendo los ojos hacia el pasado aún no muy lejano, un lugar que, por otra parte, permitirá superar el estrés y la tensión psicológica que la vida moderna nos impone. Todo ello contribuye notablemente al desarrollo de un turismo denominado de salud y que se concentra en los establecimientos termales.

Los expertos en turismo aseguran que los balnearios de Aragón se han puesto de rabiosa actualidad y están de moda como lo estuvieron en los inicios del siglo XIX, cuando llegaban de todos los puntos de la geografía española visitantes a estas instalaciones termales buscando saludo y descanso. El estilo de vida del ciudadano del siglo XXI, víctima del trepidante ritmo de vida y de la feroz competitividad, sufre trastornos físicos y psíquicos que le obligan a realizar curas de salud para restablecer su estado físico y anímico.

Ha crecido exponencialmente la demanda de personas jóvenes y de familias, especialmente en los fines de semana y puentes, lo que ha obligado a los balnearios a ofrecer no sólo un uso terapéutico de las aguas, sino también servicios para el ocio y el relax, con los que se asocia actualmente a los balnearios.

Esta disposición de los consumidores ha tenido una respuesta inmediata por parte de los propios establecimientos, que han realizado importantes inversiones para equiparse para satisfacer esa demanda. Nuevas para aplicar las más modernas técnicas de hidroterapia: apetecibles baños de burbujas, chorros de agua a presión, masajes relajantes y entornos privilegiados, etc.

La respuesta de las empresas aragonesas ha sido la adecuada y hoy, este sector ha consolidado una importante contribución a la economía aragonesa. Aragón es la segunda comunidad con mayor número de balnearios y plazas hoteleras, con un total de 9 balnearios en funcionamiento. Tiene una facturación de 30 millones de euros, genera entre 1.200 y 1.300 puestos de trabajo, y tiene una ocupación media del 82 por ciento.

Desde los años 80 se aprecian importantes cambios en las estaciones termales aragonesas: nuevos perfiles de clientes y mercados, importantes inversiones para modernizar las instalaciones termales y hoteles, apertura de los balnearios todo el año, etc.

Principales artífices de este éxito son los visitantes a estos centros termales que proceden de la misma comunidad aragonesa pero también de Madrid, Cataluña, País Vasco, etc. No cabe duda de que la mejora de las comunicaciones han permitido poner a disposición de los viajeros estos templos del turismo de salud.

Desde luego que hay explicaciones naturales para esta exposición del turismo de balneario con destino a Aragón, pero al éxito ha contribuido sobremanera la destacable calidad de las aguas mineromedicinales aragonesas “a la altura de las mejores de Europa”

Deja un comentario